La Autenticidad, marca registrada

La autenticidad de “ser lo que soy” es una bandera que ondean algunos sectores, dentro de la sociedad actual.

Esta exposición de”ser lo que soy”, sin pretensiones heroicas, simplemente por el hecho de decir la verdad, convierte a muchas personas en extraños, en forasteros de su propia sociedad, de su familia, de su entorno laboral, de su país.

Nos hablan de  “ser políticamente correcto.”, esta falsa corrección nos aleja de la verdad y virtud que en la antigua Grecia eran inseparables y que hoy conocemos como “autenticidad”.

Esta “autenticidad” provoca incomodidad en quién no la acepta, porque la verdad duele, molesta y cuando la persona es capaz de asumir su condición sexual, de aceptar una ideología diferente, de vivir bajo unas condiciones atípicas, de romper el molde y la etiqueta en la que la sociedad encorseta, aparece el rechazo, la crítica, la tolerancia que acaba explotando bajo frases como “ya te lo advertí”,” sabía que esto acabaría pasando”, y es que, ser autentico es ir con la verdad y con la aceptación de lo que uno es, esta aceptación pública, deja expuestos a quienes no lo aceptan y vivirán en la incomodidad y en la crítica, en la falsa apariencia, sujetando su máscara.

La educación recibida, el aparentar, los protocolos de actuación nos invitan con frecuencia a la hipocresía,  a agradar a los demás a pesar de que ello nos perjudique, a poner la mejor sonrisa ante situaciones incomodas, a pedir disculpas aunque no creamos que sea necesario pedirlas, nos invita a vivir hacia afuera, hasta llegar a perder nuestra identidad y dejarnos llevar por las modas del momento.

ee9ad85da44ad2f94b6811d5c040076cTodos hemos practicado la hipocresía en algún momento determinado de nuestra vida y de esta forma hemos limitado nuestra libertad, hemos sobrepasado los límites de nuestro respeto   y también más de una vez quien no ha sido hipócrita para ganar el beneplácito de los demás, para sentirte aceptado, al fin y al cabo es una forma más de mostrar nuestra vulnerabilidad.

¿Para qué deben los seres humanos ser auténticos?

 ¿Para qué debemos trabajar la autenticidad?

Pues para algo tan simple como para  vivir con la verdad, con coherencia, con fidelidad, para ser libres, para reafirmarte en lo que eres y obtener la aceptación y respeto de los demás.

La autenticidad llega con muchas dosis de autoconomiento, de conexión con uno mismo, de descubrir y aceptar nuestras necesidades y las consecuencias de las mismas.

Coherencia, autoconocimiento, libertad, respeto, compromiso, valentía  son los aliados perfectos para vivir desde ese “Ser lo que soy”.

Practica la autenticidad en tu vida y contágiala, para ser auténtico, para ser libre por dentro y por fuera.

logoEva Pérez Sánchez

www.ON-Coaching.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>